Recomendaciones para viajar en barco

Si tienes la suerte de que te inviten a viajar en barco deberás estar familiarizado con algunas cuestiones que harán que disfrutes aún más del trayecto. A continuación explicamos una serie de recomendaciones para que viajar en barco sea una experiencia inolvidable, en el sentido positivo de la palabra.

En algunas ocasiones, las personas que no están habituadas a salir al mar suelen sufrir mareos o vómitos durante la navegación. Si es la primera vez que te subes a un barco, tal vez sea oportuno pasar previamente por la farmacia y comprar unas pastillas contra el mareo. Si has sobrevivido al primer día de navegación y no te has mareado, probablemente el segundo día ya no necesites tomar más pastillas.

Por otro lado, conviene que consultemos el parte meteorológico para saber si se van a dar las condiciones climatológicas óptimas para la navegación. Navegar tiene que ser una actividad placentera y no conviene que descubramos el lado menos amable del mar a las primeras de cambio, así que si no somos navegantes expertos y sopla el viento por encima de la fuerza cinco de la escala de Beaufort, lo más conveniente será que permanezcamos en tierra y esperemos a salir al mar otro día en que el estado del mar, las olas y la fuerza del viento sean más apropiados.

Viajar en Barco: recomendaciones en materia de seguridad y salud

Además de consultar el parte meteorológico, conviene que tengamos la equipación oportuna para salir a navegar en las óptimas condiciones de seguridad y comodidad. No toda la ropa y calzado que venden en los grandes almacenes es apta para la navegación, por más que el diseño y los colores nos lo hagan parecer. Aunque haga un día de sol, conviene llevar ropa de abrigo ya que mar adentro la temperatura puede ser menor a causa del viento. Igualmente, deberemos llevar gorros y cremas que nos protejan de las radiaciones solares.

Antes de salir el mar, resulta conveniente hablar con el capitán de la embarcación para que nos proporcione algunas recomendaciones en materia de seguridad. Deberemos ponernos el chaleco salvavidas, y atender a sus consejos. Él nos dirá en qué lugar de la embarcación podemos sentarnos o qué función podemos desempeñar dentro del barco. Finalmente, es recomendable que antes de salir al mar nos familiaricemos con el vocabulario básico marinero (proa, popa, babor, estribor, manga, eslora), para poder atender a las indicaciones del capitán de la embarcación.

Recomendaciones básicas de seguridad en embarcaciones de recreo

Debido al tamaño de las embarcaciones de recreo y sumado a que pueden ser tripuladas por navegantes no profesionales es muy importante que se tomen una serie de recomendaciones básicas antes y durante la navegación.

Cuando contratamos el seguro de embarcaciones de recreo podemos pedir información sobre estos consejos relativos a la seguridad a bordo. Veamos algunos de los más esenciales.

ANTES DE ZARPAR

  • Conocer las previsiones meteorológicas mediante la AEMET, los boletines de Salvamento Marítimo o las Estaciones Radiocosteras.
  • Verificar la ”check list” o lista de comprobación de la embarcación, sobre todo motor, sistema eléctrico, carburante, equipo de navegación y sistemas de seguridad a bordo.
  • Informar en tierra de las características de la embarcación y del plan de navegación.
  • Comprobar que se lleva la documentación de la embarcación y la titulación náutica. Recordemos que las embarcaciones de recreo precisan de un seguro de Responsabilidad Civil para hacer frente a posibles pérdidas o emergencias.
  • Informar a la tripulación sobre los sistemas básicos de seguridad y de supervivencia.

DURANTE LA NAVEGACIÓN

  • Cuando nos informamos sobre el seguro de embarcaciones de recreo nos alertan de la importancia de vigilar constantemente la embarcación, el estado de la mar y respetar las Normas del Reglamento Internacional una vez estamos navegando.
  • Extremar las precauciones si viajamos con niños puesto que son más susceptibles de sufrir quemaduras o golpes.
  • En caso de prever un empeoramiento del tiempo o que se produzca de manera inesperada, se recomienda amarrar cualquier elemento que pueda desplazarse a través del barco y regresar a puerto.
  • Establecer una escucha permanente con el canal 16 del VHF.