10 calas de Menorca para fondear

Además de ofrecer unas espectaculares playas y calas, Menorca, el territorio insular más tranquilo de las Islas Baleares, resulta una localización privilegiada para navegar en vacaciones, gracias a la proximidad de la mayoría de calas en las que fondear convenientemente protegidos del viento. A continuación, mostramos una lista con algunas de las mejores localizaciones para fondear de Menorca, indicando las características de cada zona.

Las mejores calas de Menorca para fondear con nuestra embarcación

Cala Morell

Situada al norte de Menorca, Cala Morell es una pequeña cala de unos ochenta metros de longitud, rodeada de acantilados con formas características, dotándola de un especial atractivo desde el punto de vista paisajístico. Se trata de un lugar muy seguro para fondear, puesto que está casi cerrado al mar. Se recomienda fondear entre 4 y 6 metros, siendo necesario salvar un arrecife de 0,3 metros situado en el lado este. Constituye un excelente refugio cuando soplan los vientos de Tramontana.

Los alrededores de Cala Morell están urbanizados y cuentan con todo tipo de servicios. Los lugares más atractivos de la zona son la necrópolis talayótica y las numerosas cuevas prehistóricas de la zona, como la Cova de l´Església.

Macarella

Esta famosa cala se encuentra entre Punta de na Xulla y Castellet de Macarella, formando parte del Área Natural de Especial Interés de la costa sur de Ciutadella. Considerada una de las más hermosas de Menorca, esta cala aislada y virgen posee unas dimensiones medianas y elevados acantilados a su alrededor. Las condiciones subacuáticas son aptas para el fondeo de embarcaciones a 3-6 metros sobre fondo de arena, aunque se ha de costear con la debida precaución por los márgenes rocosos. Además, pueden incidir corrientes eólicas en dirección sur o suroeste.

Macarelleta

Formando parte del mismo acceso, pero más resguardada, se encuentra Cala Macarelleta, donde es posible fondear en su margen a la misma profundidad sobre fondo de arena. A pesar de hallarse balizada, es aconsejable hacerlo con unos cabos a tierra. Recomendamos que retome fuerzas en el Suzy, un restaurante especializado en parrilladas, arroces y todo tipo de platos deliciosos.

Cala Coves

Ubicada entre el Morro de Llevant y de Ponent, Coves es una cala angosta con un entrada de mar serpenteante que se divide en dos ensenadas. Es recomendable fondear en el centro o en la terminación de la entrada a una profundidad de 3 a 5 metros. El fondo es mayormente rocoso, por lo que hay que utilizar un orinque para la recuperación del ancla. Sehan de tomar precauciones cuando se generan vientos de componente S-SO, puesto que puede ser peligroso. No dispone de servicios, aunque se trata de unas de las calas más espectaculares del archipiélago balear.

Cala Galdana

Es un extenso fondeadero considerado como uno de los más resguardados de la costa sur de Menorca, cuyo acceso está rodeado por el Morro de Ponent y el de LLevant. Es posible fondear en aproximadamente 5 metros sobre fondo de arena, siendo perfecta para pasar la noche. El lugar más idóneo para fondear es en la parte sureste de la cala. Se advierte de los vientos fuertes del suroeste, que producen oleaje en el interior de la cala, con las incomodidades que esto ocasiona. La playa es de arenas blancas y de aguas turquesas, con una excelente oferta gastronómica y todo tipo de servicios.

Cala en Porter

A menos de una milla de la citada Cala Coves, se encuentra esta cala de mayor amplitud y más facilidad para fondear. Se aconseja el fondeo en unos 3 metros sobre fondo de arena, prestando atención a los boyas que delimitan el área de baño. Junto a ella se levanta la urbanización homónima, provista de comercios, hoteles, cafeterías, restaurantes y discotecas. Sin duda, un enclave imprescindible para tomar un copa al atardecer y disfrutar de la mejor diversión nocturna menorquina.

Cala’n Bosch

Este entrante de mar se distingue por tener forma de “U”, talud de arena fina, márgenes abruptos y cantiles de escasa altura coronados por establecimientos turísticos, entre los que destaca el Café Balear, que hace sus propias capturas en el mar para garantizar el pescado fresco. Es posible la exposición a los vientos del este, sureste, sur, suroeste y oeste, pero con predominio de la brisa ligera y las aguas tranquilas. Existe una entrada en su flanco derecho que conduce a una laguna, reconvertida en el Puerto Deportivo de Cala’n Bosch, aunque no es posible el acceso de las grandes embarcaciones.

Cala Binissafúller

Se trata de un excelente fondeadero para protegerse de los viento del norte y del noreste. Además, resulta ideal para aquellos que sean aficionados al snorkel, dada su amplia población submarina y sus aguas cristalinas. Se encuentra enclavada muy cerca del núcleo residencial de Binibeca Vell, uno de los más visitados de la isla debido a su atractiva arquitectura.

Cala Mondragó

Es una amplia cala situada entre entre Porto Petro y la cala Figuera, en el magnífico entorno paisajístico que ofrece el Parque Natural de Mondragó. Cuenta con cuatro calas más pequeñas, dos de ellas balizadas en verano para los bañistas. Es recomendable fondear en 4-8 metros sobre fondo de arena. Es una cala muy popular, por lo que a veces resulta complicado encontrar un hueco, además de tener una gran afluencia de visitantes en tierra. Hay buenos servicios de hostelería y restauración en la zona.

Cala Trebalúger

Completamente abierta al sur, es un buen enclave para fondear en 4-6 metros con la mar tranquila. Cala de arenal blanco, fino y rodeado de pinares que la aíslan del bullicio. Es perfecta para pernoctar siempre que no sople viento del sur, puesto que provoca fuertes oleajes. Está situada entre el Morro de Llevant y la Playa de Sant Tomás.