Vivir en casas flotantes: ¿es posible?

Cada vez más personas buscan alternativas frente a los enormes bloques de hierro y cemento en los que se han convertido las torres de pisos de las ciudades. Buscan no sentirse encajonados como abejas dentro de una colmena. En definitiva, hacer vida con una mayor sensación de libertad y autonomía.

Proyecto de casas flotantes en España

Resulta evidente que no todo el mundo se puede permitir el lujo de vivir en un gran velero surcando los mares, pero ya se están dando los primeros pasos en lo que se refiere a ofertar viviendas vacacionales flotantes en los puertos y marinas deportivas españolas. Si esta iniciativa sale adelante, sería una gran oportunidad para reactivar las marinas y los puertos deportivos, que sufren unas tasas de desocupación que rondan el 50 %. En este sentido, la empresa española Home Aboard fue creada para aprovechar uno de los mejores recursos competitivos que puede ofrecer nuestro país respecto al resto de países europeos: el sol y las óptimas condiciones climáticas que se dan en muchas zonas de España durante todo el año.

Home Aboard nace con el soporte tecnológico procedente de la ingeniería utilizada para la construcción de yates, unida a la experiencia en la construcción de residencias vacacionales de lujo. Dicha compañía ya dispone del primero modelo piloto de casa flotante en Marina Salinas, en la localidad de Torrevieja, Alicante, donde ha estado negociando con la asociación de la marina y con la Administración para su implantación en esta y otras ciudades españolas, puesto que, en la actualidad, este tipo de residencias sobre el agua aún no se ajustan a la ley vigente.

Aunque la normativa actual española todavía no contempla las casas flotantes como viviendas que cumplen con todos los requisitos legales, es posible vivir en una embarcación al más puro estilo “Chanquete” de “Verano Azul”. Por ejemplo, el Puerto de Barcelona se ha convertido en un auténtico barrio flotante, con unas 150 embarcaciones-casa que se reparten entre el Olímpic, Port Vell y Fòrum. Se trata de personas que viven y navegan libres de alquileres abusivos e hipotecas. A esta aventura se suman desde divorciados y solteros hasta familias numerosas, cuyas embarcaciones cada vez tienen más presencia en las costas españolas.

La experiencia de vivir sobre el agua en otros países

Las viviendas flotantes sobre el mar, ríos o lagos, son una realidad en muchos países del mundo, tanto para vacacionar como para vivir de forma permanente. Y es que este tipo de alternativa residencial no solo está proliferando en Europa, Asia o Norteamérica, sino también en América Latina. En ocasiones, su construcción es motivada por las condiciones de la región donde se encuentran, ya sea porque el territorio es propenso a las inundaciones o porque hay amplias áreas cubiertas de agua.

En otros lugares, hay interés en salir de las aglomeraciones de la ciudades para respirar un ambiente diferente, cercano al agua y a la naturaleza. Independientemente del contexto, la arquitectura es protagonista, creando espacios cómodos y eficientes que satisfacen las necesidades de los moradores.

Holanda es un claro ejemplo del desarrollo de este tipo de casas. En torno a un tercio de este país se halla por debajo del nivel del mar, por lo que la alternativa que han elegido muchos pobladores es construir viviendas flotantes sobre canales y lagos, ya que el espacio para construir sobre suelo firme es reducido. Ijburg, localizado en la zona este de Ámsterdam, es un barrio donde hay seis islas artificiales, lo que lo convierte en una de las comunidades de casas flotantes más grandes del continente europeo.

Los canadienses también se sumaron con ingenio a esta iniciativa diseñando y creando amplias casas flotantes con todo tipo de detalles y comodidades, abiertas a su entorno y evitando todo lo posible el impacto paisajístico. Por su parte, en Seattle, Estados Unidos, hay casas que son verdaderas obras de arte flotando en el lago Unión. Algunas de ellas con formas cúbicas, destacando por su solidez y funcionalidad.

En Portugal, una compañía ofrece casas flotantes prefabricadas que se pueden desmontar y transportar a cualquier lugar. Se fabrican con materiales ecológicos y cuentan con motor y plantas de tratamientos de aguas residuales.

En este artículo de Habitissimo (https://www.habitissimo.es/ideas/casas-flotantes-en-las-que-seria-increible-vivir) encontraremos las últimas ideas y tendencias en casas flotantes.

Casas flotantes como una propuesta vacacional en auge

Cada año miles de turistas y viajeros se desplazan con embarcaciones por los ríos y lagos del continente europeo. Aunque existe una tendencia creciente a hacerlo en viviendas flotantes, disfrutando de ese modo del sol y del agua sin salir de casa, literalmente.

De hecho, en países europeos como Holanda, Francia o Reino Unido, donde abundan los canales, ríos y lagos, no es necesario disponer de licencia para navegar. En Alemania, por su parte, la navegación con embarcaciones a motor y casas flotantes sí está sometida a estrictas normas, siendo obligatorio disponer de un carné destinado a embarcaciones de recreo.

De cualquier forma, independientemente de la legislación de cada estado, las casas flotantes se han convertido en una solución vacacional que cada vez goza de mayor aceptación. Muchas de las agencias de alquiler de este tipo de embarcaciones, ofrecen, además, motos acuáticas que pueden ser remolcadas por la propia casa flotante, permitiendo explorar los lagos y ríos por donde navegan. Familias, pensionistas y grupos de amigos se benefician de considerables descuentos al tramitar sus reservas con antelación, con la idea de disfrutar de unas vacaciones diferentes a un precio más atractivo.