Tan relevante como el seguro de barcos es el mantenimiento de la embarcación

Durante los meses de verano los apasionados de la náutica solemos salir con mayor frecuencia a navegar con nuestra embarcación. Y es que el buen tiempo es la mejor excusa para soltar amarras y salir a disfrutar al máximo de las travesías en el mar, el sol y el contacto con la naturaleza en compañía de amigos y familia.

Para hacerlo con toda la tranquilidad posible, y como ya hemos comentado en más de una ocasión, hay que revisar el estado de la embarcación, que nuestra póliza de seguro de barcos esté vigente así como el resto de documentación obligatoria, planificar bien la ruta y contar con todos los utensilios necesarios durante la estancia en el mar. Dentro del buen estado del barco unos de los elementos que precisa de un exhaustivo mantenimiento y una cuidada revisión son las velas. Así que, para no llevarnos sorpresas a la hora de querer salir del amarre del puerto, hoy vamos a repasar algunas recomendaciones básicas que contribuyen a que las velas de nuestro barco estén en perfectas condiciones para la navegación.

Cuidado de las velas en tierra

Con el objetivo de que las velas no sufran desperfectos mientras la embarcación está en tierra es aconsejable que se lleven a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Guardarlas en su bolsa o tubo dobladas o enrolladas de tal manera que se reduzcan las arrugas.
  • Tanto los marineros expertos como pescadores y profesionales de las pólizas para seguro de barcos siempre nos recomendarán mantener las velas en un lugar ventilado y limpio. ¿Por qué razón? Porque la humedad aumenta el riesgo de que aparezcan hongos y la suciedad que estos provocan sobre la superficie de las velas.
  • En caso de que sí hayan aparecido hongos, o bien manchas de barro, para eliminar la suciedad se puede hacer uso de un disolvente orgánico y posteriormente de una mezcla de disolvente y detergente.
  • Al menos una vez al año conviene también que se recorran y revisen minuciosamente todas las velas.

Mantenimiento de las velas a bordo

Mientras estemos a bordo de nuestra embarcación también se ha de llevar a cabo una serie de acciones para el mantenimiento de las velas. Algunas de ellas son:

  • No dejar flamear o gualdrapear las velas de manera innecesaria
  • No navegar a motor con las velas izadas
  • No sobrepasar el rango de viento recomendado
  • Proteger las velas del sol mientras no se utilizan
  • Evitar que amantillos, drizas… o cualquier otro cabo golpee las velas mientras estas estén izadas

Recopilados algunos de los consejos básicos para el mantenimiento de las velas te recomendamos que repases si te has dejado alguno para que la próxima revisión que realices sea más completa. Recuerda, no sólo el seguro de barcos -denominado también seguros náuticos– y la buena planificación de la ruta nos da seguridad al realizar travesías sino que es fundamental que el estado de todos los elementos de la embarcación sea bueno.