Seguro para barcos como prevención en caso de colisión

La baja visibilidad, la falta de luz por la noche o simplemente un pequeño despiste son situaciones en las que la complejidad de la navegación se acentúa y donde se hace más imprescindible contar con el respaldo de un seguro para barcos.

Los tipos de colisiones que podemos encontrar en el mar son:

  • Contra un objeto flotante: es muy complicado detectar un objeto flotante, sobre todo por la noche, cuando la visibilidad es mala. De ahí que sea importante contar con un seguro para barcos que permita hacer frente a la emergencia.
  • Contra otra embarcación: siguiendo todos los protocolos de navegación, este tipo de colisión debe ser posible de detectar y evitarse con las maniobras adecuadas. Las colisiones entre embarcaciones se pueden producir entre embarcaciones de recreo o de gran tonelaje, que si bien no es habitual, puede tener graves consecuencias para la embarcación.

Las colisiones se pueden prevenir prestando la máxima atención y cuidados, estando pendiente del radar y manteniendo la embarcación en perfectas condiciones.

Consejos para evitar una colisión para evitar hacer uso del seguro para barcos

  • Tratar de mejorar la visibilidad del barco, sobre todo en condiciones adversas como días lluviosos o por la noche. En estas condiciones, será importante saber cómo actuar para asegurar una buena navegación.
  • Comprobar con frecuencia los ángulos muertos del barco, asegurándonos que contamos con una buena visibilidad de forma constante y ante cualquier imprevisto.
  • Mantener al menos una persona en cubierta que pueda dar aviso en el caso de avistamiento de cualquier posibilidad de colisión.
  • Utilizar todas las herramientas para ser vistos y oídos desde lejos.
  • No presuponer que hemos sido vistos sin asegurarnos realmente de ello.

Junto con todo esto, también resultará útil tomar algunas preocupaciones para los momentos de realizar maniobras:

  • Estimar la distancia de forma rápida a la que se encuentra cualquier otro barco en el momento de avistamiento, así como su velocidad, para en el caso de que sea necesario tomar medidas, contar con tiempo suficiente y descartar que efectivamente es necesario tomarlas.
  • Encender el motor para evitar la colisión.
  • Determinar la posición del barco con el compás.
  • Si la demora se mantiene constante, esta será sinónimo de colisión.
  • Por la noche, identificar con luces el tipo de buque y ruta seguida.
  • Evitar pasar, bajo ningún concepto, por la proa de un barco de gran tamaño así como subestimaremos su velocidad.

Con estas medidas, será posible mantenerse un poco más alerta a posibles incidentes así como estar preparado en caso de encontrarse en situaciones de emergencia por colisión.

(Imagen: Faro de Vigo)

seguros para embarcaciones