La verdad tras el Triángulo de las Bermudas

Si hay un punto del océano famoso por las leyendas negras que lo rodean, este es el Triángulo de las Bermudas: ¿quién no ha oído hablar de él? Famoso por las misteriosas desapariciones de cientos de barcos, este espacio ubicado entre Puerto Rico, Florida y las islas Bermudas se ha ganado a pulso la reputación que lo precede.

Buena parte del misterio dice que empezó ya con la tripulación de Cristóbal Colón, quien dejó escrito, en 1492, que su brújula marcaba lecturas extrañas y no indicaba el norte magnético. Durante siglos esta ha sido la causa que más se ha argumentado para explicar por qué se pierden los barcos en este punto, que es de los pocos en el mundo que no señala el norte magnético sino el norte verdadero. No obstante, corregir la desviación magnética, que puede suponer una variación de hasta 20º, es algo que un capitán experimentado puede hacer sin demasiados problemas.

A partir de los años 50 se empezó a especular con la cantidad de desapariciones de barcos e incluso aviones en esta zona, que se esfumaban sin dejar rastro. Algunos, incluso empezaron a hablar de actuaciones de extraterrestres… En los años 70, después de que en las décadas posteriores se publicaran diversos artículos sobre los extraños sucesos, fue cuando el Triángulo de las Bermudas llegó al punto álgido de su fama.

Pero, ¿qué hay de cierto en toda esta historia? ¿Suceden cosas extrañas en este punto del mundo?

La verdad que esconde el Triángulo de las Bermudas

La verdad es que a partir de mediados de los 70 empezaron a aparecer numerosas publicaciones desmintiendo este mito, que aludían a la falta de rigor científico de las investigaciones que se habían llevado a cabo (en los casos en los que se habían realizado, claro). Las conclusiones a las que llegaron apuntaban a que todo lo que se había dicho sobre este punto era poco menos que falso.

No obstante, dado que el mito sigue vivo en muchas zonas, se ha buscado una explicación real a las características de este punto, y todo se basa en la corriente del Golfo que fluye desde el Golfo de México en dirección a Europa, que es muy potente y turbulenta. Si a esto le sumamos las tormentas repentinas del Caribe y el Atlántico, con trombas impredecibles y olas gigantescas, y el hecho de que en esta zona se encuentran algunas de las gargantas submarinas más profundas del mundo, ya tenemos todos los ingredientes para que desaparezcan los barcos.

¡Así que ya sabes, si vas a navegar entre Florida y las Bahamas, lo mejor es tener seguros lanchas lo más actualizados y completos posible!