Además de un seguro de zodiac barato escoge también una hélice adecuada

Encontrar un seguro de zodiac barato puede alegrarnos rápidamente la vida. Con las coberturas listas la mente vuela hacia esa embarcación que nos espera en puerto o que tenemos guardada con intención de navegar con la familia o los amigos.

De golpe encontramos que nuestra nueva hélice —aquella que cambiamos el año anterior a final de temporada— no tiene la potencia adecuada para mover una embarcación del peso de la nuestra, o que mantiene un equilibrio erróneo entre el peso, el tamaño de la hélice y la capacidad del motor. Entonces nos damos cuenta de que, pese a tener un seguro de zodiac barato, nos conviene buscar una solución al respecto para evitar sorpresas inesperadas durante nuestras travesías.

Así pues, si tenemos que elegir una nueva pieza o cambiar la hélice de la zodiac lo mejor será siempre conocer cómo funciona este instrumento que genera el empuje necesario para el desplazamiento de la embarcación. Para ello, imaginémonos la forma en la que un tornillo se enrosca en la madera, internándose en la medida en la que su forma se lo permite. Del mismo modo, una hélice avanza tanto como sus palas lo posibilitan.

Por esta razón, escoger la hélice adecuada no solo supone tener presente el número de palas que el instrumento tendrá (por norma, de tres a seis palas en los motores fueraborda y de dos a cuatro en los intraborda), sino tener presente todas las características de la embarcación y de la hélice para conseguir que todos los elementos trabajen unidos.

Acerca de las palas debemos tener presente el tamaño de las mismas, especialmente, el diámetro y la inclinación. Un diámetro pequeño, por norma, está relacionado con un motor de poca potencia. Por su parte, la inclinación de las palas es la encargada del impulso y el avance de la misma.

Al final, lo importante es buscar un equilibrio entre el peso y la potencia para conseguir un mejor balanceo de la embarcación y una velocidad óptima. Respecto a los materiales podemos escoger el bronce o el acero inoxidable (bastante caros) o bien optar por una hélice de “composite” que trabaja bien y no es cara. El aluminio también es una opción debido a que la hélice adecuada pesará poco, será rígida y se podrá reparar fácilmente.

Apostamos que cuando contrataste tu seguro zodiac barato no pensaste tanto en tu hélice, ¿verdad? Ten presente que los pequeños detalles hacen la vida más sencilla, ¿o no?