Complementos del seguro para barcos: el invernaje de la embarcación

Ya se acaba el buen tiempo y, con la llegada del frío, es momento de revisar a fondo la embarcación para asegurarte de que resistirá sin problemas los meses de invierno. Ten en cuenta, especialmente si has contratado un seguro para barcos temporal, que la embarcación puede estar expuesta al oleaje y a fuertes tormentas que acaben dañándola.

Los trabajos de invernaje son esenciales para que todo esté en un estado óptimo cuando vuelva a empezar la temporada de navegación y, en su mayoría, son tareas muy sencillas que puedes realizar en cualquier momento.

Revisar el seguro para barcos antes del invernaje

Es muy importante que revises bien qué te cubre tu póliza y qué no, y que en caso de dudas llames a tu corredor de seguros para cerciorarte de que en invierno la embarcación estará igualmente protegida. Y, si no es así, siempre podrás realizar los cambios que consideres oportunos para mantenerla cubierta.

Si tu barco va a pasar el invierno en el agua, amárralo de tal manera que no pueda chocar con otros barcos y utiliza todas las defensas que puedas. Los muelles metálicos en las amarras te serán muy útiles. Si tienes un velero, procura quitar las velas, lavarlas con un jabón neutro y, cuando se hayan secado, doblarlas para que no se arruguen. Así también podrás apreciar daños en las costuras que no se ven cuando la vela está puesta.

Motor y aparatos electrónicos: lo que el seguro para barcos no te cubrirá

Puede que los daños al motor estén cubiertos por tu póliza de seguro, pero todos aquellos fallos y problemas derivados de un mal mantenimiento no quedarán cubiertos por el seguro para barcos. Por este motivo es importante que hagas circular agua dulce por dentro del motor —esto puedes conseguirlo metiendo el motor en un depósito grande y encendiéndolo. Eso sí, ¡procura vaciar el tanque de gasolina si está integrado!

En cuanto a los aparatos electrónicos, recuerda quitarles las pilas a los que lleven y desconectarlos. Solo así evitarás que se sulfaten. Esto es especialmente importante para la luz de seguridad, ya que si se sulfata podrías quedarte sin equipo de seguridad en el barco: ten en cuenta que, al estar expuesta a la intemperie, es más probable que sufra daños. En la misma línea, recuerda desconectar la batería del circuito general del barco. Si no tiene cortacorrientes, desconecta los bornes y úntalos con un poco de vaselina.

La vaselina también te servirá para engrasar bisagras, mosquetones y todos los cierres metálicos en general, por lo que te recomendamos hacerte con un bote grande para no quedarte corto.

En el baño, desmonta los filtros de agua sucia de la ducha y deja seco el inodoro cerrando la válvula de aspiración de agua de mar. Una vez hecho esto, lo mejor es tirar un cubo de agua dulce a la taza.

Por último, pasemos a la cocina. Obviamente no puedes dejar nada de comida en los armarios ni en la nevera, que te recomendamos dejar abierta para evitar la aparición de malos olores. En cuanto a los fogones, déjalos bien limpios para que no proliferen los gérmenes. Dejar caer unas cuantas gotas de lejía en el depósito del agua será perfecto como desinfectante.

Material de seguridad

El invernaje es el mejor momento para revisar a fondo el material de seguridad del que dispones en el barco. Lo primero que debes hacer es revisar la balsa salvavidas para ver si se ha deteriorado con el paso del tiempo; te recomendamos lavarla para evitar que se dañe con el salitre.

Revisa la fecha de caducidad de las bengalas y de los medicamentos de tu botiquín. También es momento de comprobar el estado de la radiobaliza: ¿hay que cambiar la batería? ¿No ha caducado el dispositivo de expulsión?

Tener controlados todos estos elementos son clave para evitar que un susto vaya a algo más cuando estemos navegando, y en caso de siniestro agilizará el trabajo del seguro para barcos que tengas contratado. Porque, desde luego, si no tienes el material de seguridad bien controlado, es probable que te encuentres con más de una pega por su parte.

El invernaje también es un momento perfecto para empezar a pensar en qué nuevos accesorios y elementos extras te gustaría incluir en tu barco. Aprovecha, también, para hacer una lista con todos aquellos elementos que se hayan ido deteriorando con el paso del tiempo y que consideres que es necesario cambiar.

seguros para embarcaciones