Menús para navegar sin preocuparte de los seguros lanchas

Disfrutar de una jornada marinera es uno de los mayores placeres que nos reservan los meses de verano: ya sea durante un día o una semana, con amigos o familia, sentir la brisa marina y moverse con total libertad por el litoral es una experiencia única que muchas veces se ve opacada por una alimentación deficiente y poco variada.

Una de las principales preocupaciones que inquietan a los marineros a la hora de cocinar es la posibilidad de sufrir algún tipo de percance relacionado con los fogones o la electricidad, pero prácticamente todas las compañías de seguros lanchas ofrecen cobertura contra incendios y con una simple llamada de teléfono podemos quitarnos esta preocupación de encima.

Además, degustar deliciosos platos con vistas a idílicas calas o mientras navegamos en mar abierto es una experiencia gastronómica sin igual: desde las recetas más sencillas a las más elaboradas, cualquier menú se convertirá en una delicia si lo aderezamos con unas impresionantes vistas al Mediterráneo, así que vale la pena experimentar nuevos platos y combinaciones de sabor.

Por ejemplo, podemos paladear un estupendo crujiente de langostinos aderezado con aceite de vainilla. Solo necesitaremos:

  • Langostinos
  • Lonchas de beicon
  • Canónigos
  • Cebollinos
  • Esencia de vainilla

Una vez descongelados los langostinos, los envolveremos con el beicon y prepararemos un aderezo de aceite de oliva, cebollino y vainilla con ayuda de la picadora. Después, montaremos los langostinos en forma de brocheta y lo serviremos con una ensalada de canónigos. Fácil de preparar, sano y, sobretodo, ¡sabroso!

Si no queremos movernos entre fogones o no estamos seguros de que nuestra oferta de seguros lanchas cubra ciertos accidentes, también podemos decantarnos por los platos fríos: los embutidos y quesos, acompañados de patés variados, son una estupenda opción. Otro plato estrella de los menús marineros son los sándwiches variados: con aguacate, champiñones, lechuga y espinacas; con jamón, salsa pesto, mozzarella y tomate; con palitos de cangrejo, salsa de yogur, gambas y lechuga… ¡Las posibilidades son casi infinitas!

Eso sí, es muy recomendable evitar las frituras, ya que con el balanceo del barco puede que salte aceite de la sartén y nos quememos. Ante esta posibilidad, podemos plantearnos contratar una cobertura de accidentes, que ofrecen prácticamente todos los seguros lanchas.

Gracias a todas las prestaciones adicionales que ofrecen los seguros lanchas, navegar y disfrutar de la comida ya no son cosas incompatibles, así que ¿qué mejor que ampliar las coberturas de nuestra póliza para disfrutar con total tranquilidad de nuestras vacaciones?