El mejor seguro náutico para practicar iceboating

¿Vas a pasar tus vacaciones de Navidad en alguna zona donde las heladas son frecuentes? Si es así, no solo has de pensar en la ropa que vas a llevar por las  temperaturas bajo cero, sino en la posibilidad de que encuentres placas de hielo en tu travesía. Pero… y si te decimos que existe una modalidad de vela sobre hielo, ¿te animarías a probarlo? ¡Primero asegúrate qué cubre tu seguro náutico!

La navegación sobre hielo existe desde el siglo XIX, cuando desplazarse por lagos helados era necesario para el transporte tanto de personas como de alimentos y productos diversos. Hoy en día, esta modalidad deportiva, conocida como iceboating, es un hobby bastante consolidado en diferentes regiones europeas y norteamericanas.

Para practicarla existen diferentes tipos de embarcaciones, aunque la más habitual es la que se conoce como clase DN. Su origen se remonta a 1937 y consiste en un casco de 3’6 metros de eslora con un mástil que alcanza los 5 metros de altura. Lo que lo hace tan especial es que bajo el casco se encuentran poderosas cuchillas que permiten que el barco se deslice por el hielo; y puede hacerlo a 4 veces la velocidad del viento. Parece perfecto para liberar adrenalina, ¿no te parece?

El mejor seguro náutico para practicar iceboating

El iceboating, al igual que otras disciplinas deportivas, no están muy implantadas en nuestro país; en este caso no es de extrañar, ya que aunque el frío arrecie no solemos tener temperaturas tan extremas como en el norte o el este de Europa, ni mucho menos como en algunas zonas de Norteamérica.

No obstante, sí que podemos encontrar algún punto en el que disfrutar de esta práctica aunque sea de manera muy ocasional y a unos cuantos kilómetros de casa. Las vacaciones en el extranjero son la excusa perfecta para descubrir nuevas actividades deportivas con las que romper la rutina y vivir experiencias increíbles: ¡esta puede ser una de ellas!

Sea como sea, desde Nautia te recomendamos que si navegas tanto en España como en el extranjero tenga el seguro náutico en vigor, por si tuvieras algún susto con otro barco y, a poder ser, que tenga contratada la cobertura de accidentes, por lo que pueda pasar. Como siempre, prevenir es mejor que curar y nadie podrá aconsejarte mejor que un profesional del sector del seguro náutico sobre qué coberturas son imprescindibles y cuáles puedes dejar pasar.

seguros para embarcaciones