Consejos para comprar un barco si soy principiante

Desde el punto de vista económico, comprar un barco es una de las decisiones más importantes que podemos tomar a lo largo de nuestra vida. Tal vez comprar un barco está a la altura de comprarnos una casa o de comprarnos un coche en cuanto al número de consideraciones que tenemos que tener en cuenta. El aspecto emocional juega un papel fundamental, ya que en ocasiones nos encaprichamos de algún modelo en particular, pero conviene documentarse y tener información para saber qué tipo de embarcación nos conviene comprar, sobre todo si somos principiantes.

Tenemos que saber que comprar un barco supone una serie de compromisos a largo plazo, ya que un barco genera una serie de gastos que son ineludibles, como los seguros náuticos, el amarre, el mantenimiento, la inversión en formación, etc. Comprar un barco te cambia la vida y tienes que saber que, en gran medida, para aprovechar la inversión, tendrás que dedicar a tu embarcación una gran parte de tu tiempo libre y de ocio, no solo el tuyo sino también el de tu familia.

El primer consejo que podemos ofrecer a la hora de comprar un barco, es que te preguntes si realmente lo quieres y lo deseas, o bien si obedece a un capricho pasajero. Antes de comprar un barco conviene que hayas navegado en embarcaciones de amigos o conocidos, que hayas tenido experiencias gratificantes en el mar y que las hayas disfrutado hasta el punto de plantearte comprar un barco. No tiene sentido adquirir una embarcación si no sientes una pasión verdadera por la náutica.

Comprar un barco es una decisión económica muy compleja

Por otra parte, la náutica no es una modalidad deportiva individual. En la mayoría de los casos, si la embarcación ya es de cierto tamaño, requiere de la presencia de otras personas. Lo habitual es que las personas salgan a navegar en familia, por lo que es necesario saber si en la familia vas a contar con el apoyo necesario. Otra opción es tener en tu círculo de amistades algunas personas que compartan la misma pasión.

Otro consejo para comprar un barco es sacar la calculadora y hacer una serie de operaciones aritméticas. El precio de la embarcación muchas veces es lo menos importante. En el mercado hay barcos a precios bastante asequibles, en especial las que están enfocadas a los principiantes. Comprar un barco significa también buscar un amarre, tener que hacerte socio de un club náutico, contratar seguros náuticos … Además de contar con un capital inicial suficiente para comprar el barco, tienes que poder asumir los gastos futuros, así como el mantenimiento, que se estima en un 10% anual del precio de la embarcación como término medio.

Si eres principiante y quieres comprar un barco, es una buena recomendación comprar las diferentes revistas náuticas que hay en los kioscos, tanto las que se publican en España como las que se editan en el extranjero. En este tipo de revistas se muestran los últimos modelos de embarcaciones que han salido al mercado, así como sus características técnicas.

seguros náuticos

Busca y compara en los clubes náuticos y en las ferias antes de comprar un barco

Es buena idea también darte un paseo por los puertos y por los clubes náuticos y observar qué tipo de embarcación se adaptaría a lo que tú buscas. También puedes visitar alguna de las ferias náuticas que se celebran tanto en España como en el extranjero. En este tipo de eventos no suelen faltar los principales fabricantes de barcos de todo el mundo. Es una buena ocasión para ver in situ las embarcaciones, conocer sus características e incluso negociar un descuento.

Si quieres comprar un barco tienes que conocer también las fuentes de financiación que hay en el mercado y qué productos de crédito ofrecen los bancos. También puede ser que no quieras estrenar un barco nuevo y prefieras decantarte por un barco de segunda mano. En los propios clubes náuticos y en muchas publicaciones y foros de internet hay personas que ofrecen sus barcos usados, con importantes descuentos.

Una vez que hayas encontrado el barco que quieres comprar, tanto si es nuevo como si es de segunda mano, conviene que pactes las condiciones de pago, y que el vendedor te muestre el barco. Tendrás que comprobar en qué medida el estado de la embarcación es exactamente el que se anunciaba, y si es posible, probar el barco en compañía de su actual propietario.

Finalmente tienes que realizar una serie de trámites administrativos y seguros naúticos. En función del tipo de operación y del montante económico, la operación estará sujeta a una serie de impuestos. Es conveniente que pongas estas cuestiones en manos de un asesor o de gestor profesional, para evitar problemas.